PROFESORA Y ESTUDIANTES DE LA ESCUELA ELOISA GONZALEZ ANALIZAN DIFERENCIAS ENTRE EL BOSQUE NATIVO Y EL MONOCULTIVO Y SUS EFECTOS EN EL SUELO

Para comprobar en terreno las diferencias y efectos que se observan en los suelos con bosque nativo versus aquellos en el que se emplaza el monocultivo de pino radiata, Graciela Sáez Carrillo, profesora jefe y de la clase de ciencias del 7° básico de la Escuela Eloísa González, comenzó este viernes, una serie de salidas de observación científica, junto a cinco de sus alumnos y alumnas, recorriendo durante algunas horas, el sector de La Suerte, en Tirúa Sur.

Esta acción, en la que contaron con la colaboración de Carmen Carrillo, madre de la profesora y experimentada conocedora de las especies nativas de la zona, obedece a la planificación que realizó la docente, y tras un breve proceso, seleccionó a los estudiantes Andie Silva, Marcelo Ferreira, Valentina Pradenas, Gerhec Parra y Belén Ulloa, grupo junto al cual, tendrá la oportunidad de realizar una presentación con sus anotaciones, observaciones y conclusiones más importantes, en el X Congreso Nacional y Latinoamericano de Educación en Ciencias, que se realizará en noviembre próximo, en Santiago.

La profesora, respecto de la primera salida y el objetivo de este programa, compartió que, “la experiencia que tuvimos hoy fue muy gratificante, porque si bien, todos los estudiantes son de Tirúa, muchos no habían tenido la experiencia de estar en un bosque nativo, viendo la variedad de especies que hay, la calidad del suelo, cómo las mismas hojas y las especies van nutriendo y haciendo un suelo fértil, la textura del suelo, su estructura, a nivel de superficie, en comparación, luego, con lo que es un monocultivo de pino, donde pudieron hacer el contraste visual de cuantas especies se pueden observar a simple vista, y la diferencia de humedad presente en ambos tipos de suelo”, comentó.

Entre los niños y niñas, la participación en esta experiencia, se dio “porque la tía nos preguntó si queríamos (participar), y yo quise, porque quería conocer más sobre la naturaleza que nos rodea, y en esta salida, vimos que en la (plantación) forestal, no crece ningún otro árbol más que el que plantan y no hay ningún insecto ni nada. Y en el nativo, crecen cualquier tipo de árboles, y la tierra es más húmeda, por ejemplo”, según Gerhec Parra. Por su parte, Andie Silva, manifestó que esta fue “una experiencia muy buena, ya que pudimos aprender más sobre la diferencia entre una forestal y un bosque nativo, donde nos dimos cuenta que, en el nativo, la tierra era más húmeda, y cuando entramos notamos el frío, en cambio en el otro, no había muchos seres vivos y cuando excavamos, la tierra estaba seca”, sintetizó.

Durante el 6, 7 y 8 de noviembre, el grupo expondrá en Santiago, los resultados de esta investigación, en la que, durante salidas posteriores, los estudiantes, según Graciela Sáez, “tendrán la oportunidad de observar un bosque de pino que ya ha sido talado, que ya ha sido desforestado, para ver qué pasa con el suelo, el que según la teoría, tiende a la erosión, al quedar al descubierto frente a la acción de la lluvia y el viento. Lo ideal e importante, es que ellos vean y entiendan porqué el monocultivo es una problemática y lo puedan transmitir en este congreso”, finalizó la docente.

COMUNICACIONES
MUNICIPALIDAD DE TIRÚA